What Where Why - Spanish

Considerando el que, donde y porque de los cursos tecnicos

By Jessy Thomason

La paciencia es una virtud. En el buceo, la paciencia es la diferencia entre abordar un problema con calma y superarlo de manera segura o entrar en pánico y causar un efecto dominó de problemas. Esto es obvio en el agua, pero también es cierto con respecto a cómo abordamos la capacitación, sea como instructor que como estudiante. Recientemente he leído cantidad de artículos excelentes sobre la necesidad de que los buzos tengan paciencia cuando se trata de entrenamiento y progresión. La tentación y la prevalencia de “zero to hero” es probablemente una realidad más frecuente de lo que muchos de nosotros admitimos o advertimos. Uno de los artículos incluso sugiere un mínimo de 50 inmersiones entre cursos. Definitivamente no es una mala idea!

Es mas que solo números

Es difícil argumentar que no hay necesidad ser paciente con el entrenamiento para progresar de manera segura y confiable con el conjunto de habilidades necesarias para inmersiones que demandarán continuamente más empeño y que al mismo tiempo permiten menos margen de error. A estos conceptos me gustaría agregar también tres componentes a considerar que son igualmente, si no más, importantes que la cantidad de inmersiones que una persona haya acumulado. Como instructor, estos componentes constituyen la primera conversación que sostengo cuando un posible estudiante de buceo técnico se acerca a mí buscando capacitarse, le pregunto (cómo a mi me gusta decirlo) el qué , dónde y por qué de inscribirse en un curso de buceo técnico.

Que tipo de inmersiones?

¿Qué? ¿Qué tipo de inmersiones ha estado haciendo el estudiante y qué tipo de inmersiones finalmente querrá llevar a cabo? Muchas veces, el tipo de inmersiones que mis futuros estudiantes quieren hacer es muy diferente del tipo de inmersiones que han estado realizando. Los requisitos previos deberían ser tanto sobre el tipo de inmersiones como sobre el cantidad de las mismas. En muchos casos los instructores generalmente entienden esto mejor que los estudiantes. Es necesario comprender que para abordar adecuadamente las habilidades para un determinado curso , los estudiantes deben tener experiencias que combinen la cantidad de inmersiones con las habilidades requeridas para el tipo de inmersiones que entienden realizar.

Por ejemplo, un estudiante que desea comenzar a bucear con bibotellas y descompresión acelerada en los pecios de los Grandes Lagos, pero solo ha buceado en aguas templadas, puede no estar tan listo para abordar un curso técnico diseñado para la exploración en aguas frías, incluso si ha acumulado más de 500 inmersiones.

Como instructores, tenemos que mirar más allá de los números. ¿Ha realizado el estudiante 500 inmersiones o la misma inmersión 500 veces? Definitivamente no empujo a los estudiantes a convertirse en “bobbers” como un medio para cumplir con un requisito previo. Del mismo modo, un estudiante que tiene más de cien inmersiones y ha estado en decenas de pecios en los cinco Grandes Lagos, a diferentes profundidades y en variadas de condiciones, es un candidato mucho más solido para dicho curso, incluso si su bitácora llega solo a la página 250. Entonces, aunque la cantidad de inmersiones es un requisito previo, el número es realmente solo una parte de la ecuación. Los instructores y los estudiantes deben estar dispuestos a dialogar y determinar si las respuestas del estudiante realmente lo califican para inscribirse en un determinado curso.

El estudiante debe interrogar al instructor

Además, los estudiantes también deberían preguntar a sus potenciales instructores en qué tipo de inmersiones se especializan. Sé en primera persona que estoy extremadamente cómodo en los Grandes Lagos. También reconozco que los Grandes Lagos son quizás los cuerpos de agua más implacables del mundo y el margen de error en una inmersión técnica es muy pequeño. Me siento cómodo tomando decisiones sobre cuándo avanzar y cuándo no. Estos procesos de toma de decisiones inevitablemente se convertirán en parte del conjunto de habilidades de mis alumnos y la actitud que observan se abrirá paso en el medio de su propia toma de decisiones. No soy un experto en buceo en pecios en la costa Este y cuando viajo a estos lugares, confío en gran medida en la experiencia de los buzos familiarizados con los sitios y las condiciones en las que estamos ingresando. Frente a un posible estudiante le explico estas diferencias para asegurar que el enfoque de la instrucción, objetivos y resultados coincidan. Si estas áreas no se alinean , lo más probable es que no estemos brindando un buen servicio.

Donde realizas tus inmersiones?

¿Dónde? ¿Dónde ha estado buceando el estudiante y dónde quiere bucear? Un estudiante puede haber registrado más de 1000 inmersiones, pero si todas son en aguas templadas e inmersiones desde la playa, es posible que no posea el conjunto de habilidades necesarias para un buceo profundo, en aguas frías, la penetración en cuevas o restos de naufragios, baja visibilidad o condiciones que puedan requerir , entre otras cosas, la disposición y capacidad para quitarse y reposicionar con calma su máscara en agua a 3 grados Celsius.

El buceo técnico seguro y la capacitación asociada se relacionan tanto con el entorno y las configuraciones y procedimientos para el cual existen como con la configuración y los protocolos. No quisiera entrenar un ejercicio de perdida de máscara en el Caribe para luego tener que ejecutarlo en el fondo del lago Hurón en una situación de emergencia. Los entornos agregan matices a los procedimientos, que deben experimentarse, para ser ejecutados de manera segura.

Uno de los mayores problemas que enfrento como instructor en esta área es ayudar a los nuevos estudiantes a comprender cuánto varía el uso del gas según las distintas condiciones y equipos. Y esto probablemente tenga más que ver con el ego y la soberbia que con cualquier otra cosa. Cada buzo de aguas templadas que he entrenado por primera vez, llega cómodamente a las clases con un RMV de 15 l/min seguramente subestimará el valor de su RMV, que cambiará tan pronto como bibotellas , botellas de descompresión, botellín inflador, traje seco, frío, profundidad y poca visibilidad entren en juego.

Donde buceamos importa!. Y asumir que las habilidades que hemos desarrollado en un lugar son completamente transferibles a otro, no solo es un error, sino que es algo que debe tenerse en cuenta antes de decidir si uno está listo para pasar al siguiente nivel o si el próximo nivel es asequible.

Porque quiere este adiestramiento?

¿Por qué? ¿Por qué el estudiante desea continuar con una capacitación adicional? ¿Tiene un objetivo claramente definido? ¿Está simplemente buscando sentirse más cómodo en el agua? ¿Tiene prisa por completar certificaciones para poder hacer inmersiones más exigentes? Cuando hablo con un estudiante sobre su capacitación, quiero que tenga en mente un objetivo final. Si su objetivo es sumergirse en los pecios más profundos de los Grandes Lagos, entonces debemos pasar tiempo discutiendo los matices relevantes. Si su objetivo es sentirse cómodo con un bibotella para poder bucear en las cuevas de la Florida, entonces le puedo recomendar que trabaje con un colega que realiza ese tipo de inmersiones. Todos sabemos que la calidad de la instrucción y la cohesión de un equipo son fundamentales para la educación y práctica del buceo seguro. También debería ser una prioridad enfatizar la dinámica estudiante / instructor.

No todos los estudiantes e instructores son compatibles, no por carecer de habilidades o conocimientos por así decir sino porque, el qué, el dónde y el porqué no se alinean. Desde el punto de vista comercial, es tentador escoger a cualquier estudiante que pase por la puerta, pero desde un punto de vista práctico es mejor reconocer que no todos los instructores pueden proporcionar lo que cada estudiante necesita. Además, no todos los estudiantes están listos, independientemente de la cantidad de inmersiones que hayan realizado, para el siguiente paso a realizar. Un razonamiento honesto del que, del dónde y del porqué continuar con la capacitación puede ayudar a ambas partes a crear un ambiente transparente del cual dependerá la seguridad y el futuro del buceo técnico.

Related Blog Articles

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*